ECLESIASTES: CONCLUSIÓN DEL DISCURSO

58
Conclusión del discurso: todo está dicho. Respeta a Dios y guarda sus mandamientos, pues en eso consiste ser persona. Porque Dios juzgará toda acción, incluso las ocultas, sean buenas o malas. (Eclesiastés 12:13-14)
 
El autor del libro de Eclesiastés llega al final del mismo con dos grandes conclusiones. Ser persona y ser conscientes de que hay que rendir cuentas de la forma en que hemos vivido nuestras vidas. Respecto a la primera, no puedo evitar que venga a mi mente el pasaje de 1 Juan 3:13; en el mismo se afirma que un día seremos semejantes a Jesús. Pienso que el proceso de madurar como cristiano y ser humano es parecerme más y más al Maestro. En la medida en que eso se da se cumple el propósito para el cual fuimos salvados: llegar a ser ese ser humano que Dios tuvo en mente y el pecado hizo inviable.
En cuanto a la segunda, es importante tener en cuenta que habrá un día en que tendremos que rendir cuentas de la forma en que hemos vivido y si nuestra vida realmente ha añadido valor a la vida de otras personas, de todos aquellos con los que hemos tenido la oportunidad, privilegio o responsabilidad de actuar.
Se acabó Eclesiastés ¿Qué te llevas tú de este libro?
Félix Ortiz