¡EL MISMO DÍA DE MI MUERTE, CONOCÍ LA VIDA!

194

Los constantes insultos de su padre le hicieron creer que su vida no valía. Tracia dedicaba su tiempo a autoflagelarse, desgarrando su cuerpo hasta quedar inconsciente. Fue justo antes que terminara con su vida, cuando un joven la invitó a una reunión cristiana. “Solo quería morir, pero escuche una voz que me insistía a ir a esa reunión cristiana, y fui”, cuenta Tracia.

El evento se encontraba cerca de su localidad. Ya al desarrollo del evento, Tracia escuchó el testimonio de una joven que había sido abusada sexualmente. El cómo vino a Jesús la noche en que se apuntaba con la pistola, impactó la vida de tracia. Fue en aquel instante que conoció al Salvador de su alma.

Según Ron Hutchcraft Ministries, después de tres años, Tracia se ha convertido en una joven de bendición. Y sin importar sus cicatrices, comparte su testimonio como una manera de agradecimiento a Dios. “Un día, mientras compartía mi testimonio, derramé mi corazón al recordar de dónde Dios me sacó, ese testimonio fue de bendicion para cada asistente”, recuerda Tracia.

Las veces que la joven testifica, por misericordia de Dios, muchos entregan sus vidas a Jesús. “Una vez, cuando regresábamos de predicar, nos detuvimos en un lugar de drogadictos, donde la vida de los jóvenes no valían nada. Aquel instante impartimos la palabra de Dios y 18 jóvenes se entregaron a Cristo”.