Ex-atea Ayaan Hirsi Ali: ‘El escepticismo hacia la fe crea un vacío moral y cultural dañino’

83

Ayaan Hirsi Ali, anteriormente conocida figura del movimiento Nuevo Ateísmo, expresó estar arrepentida por sus pasadas críticas al cristianismo durante la conferencia inaugural de los “Diálogos Disidentes” en Nueva York el pasado fin de semana.

Ali, activista por los derechos de las mujeres y escritora, se retractó abiertamente de sus afirmaciones pasadas de que el cristianismo era dañino para las personas.

El giro de Ali del ateísmo a proclamar su fe e identidad cristiana no ha estado exento de controversia, especialmente entre sus antiguos compañeros de la comunidad Nueva Atea, que saltó a la fama a principios de la década de 2000 por su postura crítica sobre la religión.

Ali anunció el año pasado, además de su conversión, el importante papel del cristianismo en la preservación de la civilización occidental, un punto de vista que inicialmente incluso atrajo al escéptico Dawkins; aunque también cuestionó la sinceridad de sus convicciones cristianas. «¿En serio, Ayaan? ¿Tú, cristiana? Tú no eres más cristiana que yo», respondió entonces Dawkins en una carta abierta.

Sin embargo, en “Diálogos Disidentes” Dawkins admitió: «Vine aquí preparado para persuadirte, Ayaan, de que no eres cristiana. Pero creo que lo eres, aunque sigo creyendo que el cristianismo es una tontería».

Frases del debate Ali-Dawkins
«Me arrepiento de mi crítica al cristianismo», le confesó Ali a Freddie Sayers, editor en jefe de UnHerd y moderador del evento. Admitió que la consecuencia de su escepticismo sobre la fe era un vacío moral y cultural, dándose cuenta en la actualidad que el cristianismo aporta valores de forma beneficiosa para la persona y la sociedad.

«Es importante que el cristianismo es absolutamente necesario para la próxima generación, a la que le hemos fallado al quitarle ese marco moral y decirles que es una tontería y una mentira. Les hemos desprotegido de las fuerzas externas que atacan sus corazones, mentes y almas», dijo.

Ella explicó que antes vivía “en un lugar donde ‘no hay nada’. Y cuando aceptas que hay algo, al menos en mi caso, descubres una entidad poderosa, el Dios que me dio la vuelta a todo».

Ali le dijo a Dawkins: «Al igual que usted, me burlé de la fe, en general, y del cristianismo en particular, pero ya no lo hago. … Me he arrodillado para decir que las personas que siempre tuvieron fe tienen algo que nosotros, los que perdimos la fe, no tenemos».

Dawkins respondió que el cristianismo está «obsesionado con el pecado», a lo que Ali respondió: «Creo que el cristianismo con lo que está realmente obsesionado es con el amor».

La conversación también abordó las implicaciones más amplias de las creencias religiosas en la sociedad. Tanto Ali como Dawkins estuvieron de acuerdo en los aspectos problemáticos del islam, que Dawkins describió como una «religión desagradable». Dawkins, quien recientemente dijo que se identifica como un cristiano cultural a pesar de sus críticas al cristianismo, defendió la idea de asumir las creencias cristianas como un «virus más suave» para contrarrestar las ideologías más dañinas presentes en otros movimientos religiosos.

Tomado de evangélico Digital