ONG CRISTIANA FINANCIA LA CIRUGÍA DE NIÑA DE 3 AÑOS Y LLEVA A SU PUEBLO A JESÚS

254


Desde 1997, la organización cristiana Samaritan’s Purse ha salvado a cientos de niños con problemas cardíacos en países pobres a través del Children’s Heart Project. El programa Samaritan’s Purse no solo ha salvado la vida de cientos de niños, sino también de sus familias y comunidades, que llegan a conocer el amor de Jesús a través de la ayuda de la ONG. Tal es el caso de la aldea de Alice Nakolo, de tres años, en Uganda.

La familia de Alice creía en la brujería, como todos los demás en la aldea, y ya había buscado hechiceros para curar a la niña, que no se desarrolló y tenía dificultades extremas para comer, caminar y correr. Los latidos de su corazón se podían ver en su pecho. Su madre la cargaba la mayor parte del tiempo. No podía jugar con otros niños.

La niña Alice vive en una choza de paja con tres de sus hermanos, su madre Rebecca y su abuela. Su padre alcohólico abandonó a la familia y dejó sola a la madre para tratar de averiguar qué tenía su hija. Sin resultados en la brujería, Rebecca y su hija fueron enviadas al principal hospital de referencia en Kampala, la capital de Uganda. Los médicos diagnosticaron a Alice un defecto cardíaco congénito y le informaron que necesitaría cirugía.

Con sus escasos recursos económicos, la madre pensó que no podía hacer nada más para salvar a su hija. “No hay ningún lugar al que no haya ido ni nada en mi poder que no haya hecho para mejorar a mi hija. Pero nada resultó”, dijo Rebecca. Sin embargo, el hospital presentó a la madre el proyecto de Samaritan’s Purse. El personal del programa apoyó y oró por Rebecca y puso a Alice en la lista de espera del Children’s Heart Project. Poco después, la niña fue operada en Estados Unidos.

Antes de que la madre y la hija se fueran a Estados Unidos, el equipo de la ONG fue al pueblo para orar y animar a la familia de Alice. De camino al sitio, los cristianos le pidieron a Dios que más personas se unieran a la familia para poder predicar el Evangelio. Cuando llegaron al pueblo, 29 personas los estaban esperando, curiosos por saber quién estaba ayudando a Rebecca y Alice con tanto cariño y sin costo alguno. Luego, el grupo compartió las buenas nuevas de salvación, oró y distribuyó Biblias en audio a los aldeanos. Al final del día, cuatro mujeres y seis hombres, incluidos Rebecca y el abuelo de Alice, aceptaron a Cristo en sus vidas.

Después de que Alice regresó a casa sana y salva, su padre también regresó con la familia, lamentando haberla abandonado. Ahora, todos los domingos por la mañana, toda la familia va a la iglesia más cercana al pueblo, una caminata de una hora. Después de la cirugía de Alice, el equipo de Samaritan’s Purse continuó visitando su aldea y más aldeanos se rindieron a Jesús. Hoy, ya hay 19 nuevos conversos, gracias al testimonio de la niña.

Tomado de impacto evangelistico